Viaje A Caledonia :: Home
English
Version

Errores
  Conciertos

Volver al índice

Lista

Entradas

Galería de fotos

Crítica

Crónica

 

Bilbao, 27 Junio 2006

Palacio Euskalduna
 

Lista de canciones

Entradas

Galería de fotos

Crítica

Descargar PDF El león lucho con el futbol
Txema Soria, El Correo, 28-06-2006

Crónica

 

A la pata coja

Miguel López

Nunca tantos músicos hicieron tan poco ruido. Pero esta aseveración no basta para explicar por qué el primero de Bilbao ha resultado un concierto tan sumamente extraño. Van Morrison ocupa con puntualidad el centro del escenario tras el aburrido arranque de Badulaque (Are you ready for the country, que diríamos parafraseando a Young) y empieza, ni más ni menos, que con The Beauty, guitarra suavísima y voz de terciopelo, bien envuelto por los músicos y entrando en el silencio por el resquicio de la belleza.

Esta inesperada inauguración descoloca el estado de ánimo y abre los poros auditivos dispuestos a contemplar algo nuevo. Huele a experimento y a noche especial. Pero, de inmediato, todo se viene abajo con un flojo Magic Time. Sin soltar la guitarra (en ningún concierto le he visto tocar tanto la acústica), se escapa con Dead or Alive y empalma con Too Many Miths (realmente buena, de lo mejor del concierto); pero algo no encaja. Van toca con tanta contención que la música se queda dentro del escenario y no salta a las butacas. Sujeta con firmeza a la banda y a sí mismo, trazando una invisible raya que nadie puede cruzar. Da la impresión de que el genio apenas asoma más allá de los dientes. No creo que fuera falta de ganas ni tampoco de fuerzas. Más bien daba la impresión de mantener un discurso consigo mismo que acaba mal. Pronto comienzan las broncas y conatos de mal humor. Se engancha con el batería, la mesa de sonido y el steel guitar. David Hayes quiere mirar para otro lado. De pronto me viene a la cabeza mi abuela que contaba cómo su marido escuchaba en Madrid la radio antifranquista tras la guerra, con el oído pegado al receptor en plena noche, apenas audible ni desde un par de centímetros y recibiendo una onda más evocadora que explícita. Algo así me vino a la mente cuando el limitado registro de la noche pasea por Days Like This (el mejor violín de la sesión), Choppin´Wood, In The Midnight, There Stands The Glass o Moondance. Ahí, Van sale del escenario cojeando después de soltar la guitarra y el saxo. Parece renqueante y vuelve al poco rato con energía renovada. Es un ecuador que divide el concierto. Se marca un Going Down Geneva muy bluesero y parece despertarse definitivamente con Cadillach, Big Blue Diamonds y Don´w Worry About a Thing. What Am I Living For? y T for Texas siguen la misma tónica, pero el cuclillo está cojo. Tupelo Honey levanta aplausos, pero para mí es lo más decepcionante de la noche. Llega Playhouse, Precious Time y un buen I can´t stop loving you, con ovación a los chicos del coro. Brown Eyed Girl y adiós muy buenas. Sin embargo, uno se queda con la certeza de que esta noche podría hacer lo sublime. Y es que esto parece no tener remedio.

 

  El Libro | Los Autores | Críticas | Conciertos| Así caí fulminado | Canciones, álbumes y nombres | Agradecimientos | Errores | Enlaces
www.viajeacaledonia.com | Van Morrison :: Viaje A Caledonia :: ISBN 84-245-1020-8
Todos los derechos reservados. ©2017 Miguel López e Isabel López. Edita: Editorial Fundamentos.
Conciertos Así caí fulminado Canciones, álbumes y nombres Gracias Enlaces Qué Es El Libro Los Autores Críticas Errores